Más allá de las gorditas, pambazos, barbacoa, flautas y otros platillos mexicanos, hay garnachas que sólo podemos encontrar en puestecillos callejeros y que exponen la riqueza culinaria de nuestro país de una manera deliciosa y económica. Por eso, la próxima vez que recibas visitas asegúrate de que ponga a prueba su paladar con algunas de estas delicias:

  • Tacos de chapulines: con sal, limón y chile, su textura crujiente reta a todos a comer algo fuera de lo común

  • Esquites: se preparan y nombran diferente de acuerdo a la región. En mazorca o desgranado se le agrega mayonesa, crema, queso y chile en polvo.

  • Gorditas de nata: así como los churros, son un postre garnachero que todos deben probar, acompañarlo con un champurrado o café de olla es perfecto para el invierno.

  • Tepache: una bebida fermentada a base de piña y azúcar, tiene un bajo nivel de alcohol y es ideal para refrescarse en épocas de calor.

  • Jericallas y gelatinas de jerez con rompope: ambos postres se elaboran con leche, vainilla y canela. Es común encontrarlas al salir de la iglesia.

  • Atole y buñuelo: natural o de sabor, la textura espesa del atole siempre tiene que acompañarse de un buñuelo bañado en el tradicional caramelo.

  • Gaspacho: un típico de Michoacán, piña, jícama, mango, sandía con queso fresco, jugo de naranja, chile y cebolla. No muchos se atreven a probarlo pero es realmente delicioso.

  • Torta de tamal: una garnacha chilanga que se ha convertido en un must al visitar la Ciudad de México, esta costumbre comienza a popularizarse en el resto del país.

  • Cueritos: otro para salivar con solo ver como los preparan, ya sea en chicharrón, con churros, en tostada o patitas en vinagre, es imposible dejar de comerlos.

  • Pinole: ese polvito que se atora en la garganta pero conquista con su dulce sabor a piloncillo y maíz.

  • Garapiñados: cacahuates, nueces, almendras, amaranto, pepitas. En palanqueta o  separados son una botana en toda reunión.

  • Plátano macho y camote: frito y con leche condensada, es común servirlo en restaurantes de mariscos o cortes acompañado de un buen digestivo.

¿Cuántos de estos has probado?