Si en casas ajenas debemos respetar las reglas que el anfitrión imponga, ahora imaginemos lo que sucede al visitar un país completamente nuevo para nosotros, donde las reglas se convierten más en tradiciones y costumbres. 

Por ejemplo en nuestro país, sabemos perfectamente que a una comida debemos ir con el estómago completamente vacío para probar todo lo que se nos ofrezca. Creo que por lo menos una vez en la vida, nos hemos sentido mal al decir “no, gracias” o “ya estoy satisfecho” a nuestro anfitrión que, con gusto nos ofrece la vida entera al visitar su casa, ¡además de prepararte para una larga noche de fiesta!  Y así como en México existen, también en otros países y por eso, te dejamos algunas que debes saber por si decides visitar uno de estos destinos en tus vacaciones.

En Estados Unidos también son amantes de la fiesta, pero nunca olvides avisar antes de llegar, algo que a los estadounidenses puede molestarles de gran forma, es el que lleguen sin haber hecho una llamada o mandado un mensaje antes. Y honestamente es entendible, imagínate que estás en fachas o que simplemente quieres quedarte en casa y descansar pero no puedes porque ¡llegó una visita!

Por otro lado en Corea, una gran tradición antes de sentarte en la mesa, es quitarte los zapatos para poder degustar los alimentos, además, se debe hacer incluso llegando a alguna casa ajena y acompañarlo con algún cumplido hacia la casa que haga que los anfitriones lo sientan positivamente. También, a la hora de comer y estar en la mesa, siempre realiza un cumplido hacia el platillo aunque no esté del todo bueno, ellos lo tomarán de buena forma.

Y para los italianos, es una grosería que al invitarte a su hogar o alguna comida, dejes comida en el plato. Por eso, te recomendamos ir con mucho apetito para que puedas disfrutar a lo grande il piacere de su gastronomía. Una pasta, una pizza o algún platillo que contenga el icónico sazón italiano que es único. Y un tip extra, ¡nunca pidas cuchara para comer espagueti!

Alemania y su principal punto de referencia de una persona educada es la puntualidad, así que ni se te ocurra llegar tarde a alguna cita o comida que te inviten. Además, siempre procura llegar con algo en las manos, una botella de alcohol como vino pero jamás cerveza y no seas confianzudo, está bien que te inviten pero no te sientas demasiado en casa.

Y como última recomendación, ante los españoles si decides organizar o asistir a una cena, siempre es después de las 9 p.m., nunca antes. También te recomendamos ir con la garganta ancha para dejar que el alcohol fluya como sólo los españoles saben y claro, nunca dejar morir la conversación, eso es importantísimo.

Con esto ya sabes participar correctamente en cualquiera de estos países y ser parte de una noche inolvidable. ¡No los olvides!