Rompiendo paradigmas en la agricultura, los astronautas lograron cultivar lechuga, tomates y rábanos en el espacio; después, llegaron los huertos verticales, y ahora, es el turno de los buzos con la ¡agricultura bajo el mar!

Así, explorando los ecosistemas, la compañía Ocean Reef Group se dio a la tarea de reinventar con nuevos métodos de cosecha a través de esferas submarinas de plástico que se instalan en el fondo (5 – 10m) del mar mediterráneo.

Específicamente al norte de Italia, Sergio y Luca Gamberini, creadores de la compañía, llevaron a cabo este proyecto llamado “Nemo’s Garden” como una alternativa para las comunidades de zonas áridas donde es imposible mantener las hortalizas. De hecho, uno de sus objetivos es introducir esta tecnología a países como Arabia Saudita y Las Maldivas sin la necesidad de utilizar agua dulce.

Todo ello se debe a la calidad de sus instalaciones, las cuales tienen un sistema de goteo que se activa cuando el agua se evapora y luego condensa. Esto es algo que en el cuidado del medio ambiente, resulta beneficioso, pues los invernaderos acuáticos no causan plagas, no contaminan, ni utilizan pesticidas o fertilizantes que afectan a arrecifes y especies como caballitos de mar y pulpos; al contrario, los ven como refugio. Todo esto se controla a través de cámaras que monitorizan el cultivo.

Estas biosferas, al estar bajo el mar, proveen la temperatura y niveles de humedad ideales para conservar legumbres, calabazas, pimiento, espinaca, ajo, frutos rojos y otras hierbas como la albahaca y el orégano.

Los resultados han sido aún mejor de lo que se esperaba. En sus primeros experimentos, los agrinautas se dieron cuenta de que las semillas comenzaban a germinar en 48 horas y tenían el mismo sabor y apariencia que las que se cultivan en la tierra.

El crecimiento de la población mundial aumenta exponencialmente y junto a ella, la necesidad de recursos naturales, algo que motiva a iniciativas como esta a explorar nuevas vías de obtención de alimentos, con retos y metas que apoyen el cuidado del planeta.