Si bien, la palabra “galería” siempre evoca al arte. Ya existe un lugar en el que tanto el café, como la lectura se fusionan y se hacen una pieza única para deleite de los transeúntes.

Die Galerie. Bienvenido a la cafetería en el que puedes beber letras y cafeína, mientras te relajas ya sea en una silla, un sillón, e incluso una mecedora. Sí, leíste bien, una mecedora, sintiéndote como en casa: en una atmósfera donde estás cómodo (a) mientras las charlas se asientan y burbujean los sentidos al mismo tiempo de una partida de dominó.

Afiches de clásicos cinematográficos cuelgan de sus paredes, cerca de las ventanas y estantes con un robusto acervo de libros esperan a ser tomados por un “come libros” o un amante del café. Cualquiera de los dos perfiles, logra camuflarse en el interior y el placer de la lectura, algo ya distintivo en ellos.

Se enfrascan en clásicos de la literatura o narrativas más actuales, mientras embargan su paladar con sabores de kiwi-fresa, manzana, frutas, guayaba, negro puro, verde, inglés y crema irlandesa, alimentando su bullicio con cereales, hot cakes o bagels.

En Die Galerie, el placer que produce la lectura es algo efímero, y presencial solamente es decir, aquellas letras de autores predilectos viven y reposan en sus estantes y en tu sillón, sin embargo no es posible llevar consigo esas letras a tu casa. Si no, lo que queda es volver.

Volver a aquella galería y deleitar nuevamente ese arte bebible, comestible y literario. ¿Dónde? En Hidalgo No. 199, Plaza Universidad. Local 4,5,18, planta baja, Querétaro.