Cuidar los alimentos que consumimos comienza a ser un tema de interés, proteger a nuestro organismo de grasas, azúcares, químicos y alimentos transgénicos es un a decisión que también debemos tomar en cuenta si hablamos de nuestras mascotas.

Las marcas de alimento de para perros siempre se encuentran en medio de dilemas sobre la nutrición y sus verdaderos componentes. Sin embargo, hay nutricionistas caninos que hoy por hoy recomiendan cambiar las croquetas por dietas más naturales hechas por los dueños. Una de ellas es la dieta Yum, que se basa en carnes y vegetales, pero la más popular de es la dieta BARF, esta se basa en la supervivencia de los lobos (familiares del perro) por los alimentos que cazan y obtienen de la tierra, es decir, alimentos crudos, huesos, vegetales, legumbres, pescados, entre otros. 

La dieta BARF no puede simplemente ser intercambiada por las croquetas, antes es importante consultarlo con un veterinario que estudie si tu perro puede digerir estos nuevos alimentos sin problema para detectar alergias o recomendar el uso de suplementos mientras se adaptan a una nueva rutina. Además una dieta no puede incorporarse drásticamente sin considerar tamaño, raza, enfermedades y esterilización simplemente por querer que tu perro adelgace, considera que un cachorro y un adulto tienen diferentes metabolismos. Aquí algunas cosas que debes saber sobre la dieta BARF:

  • Los huesos son mayormente indicados para perros de raza mediana y grande, procura dárselos en fresco y no hervidos pues pueden liberar astillas. Se recomienda optar por huesos suaves como los del pavo y pollo que incluso actúan como cepillos de dientes.
  • La higiene es muy importante, así como desinfectamos frutas y vegetales para nuestro consumo, debemos hacerlo para nuestras mascotas y evitar bacterias al no optar por enlatados.
  • Incorporar esta dieta significa que tu perro recibirá calcio y nutrientes de manera más directa y natural. Esto no significa que puedas alimentar a tu perro únicamente verduras o carnes, procura un equilibrio.
  • El excremento de los perros disminuyen tamaño y su olor es menos desagradable, esto gracias a la menor ingesta de colorantes, conservantes y aditivos. Si, los alimentos para mascotas también los tienen.

Por otro lado, existen alimentos que son peligrosos para tu perro como el aguacate, manzanilla, chocolate, ajo, salmón, lácteos y otros que causan irritaciones en el estómago, debilitamiento de huesos, convulsiones, vómito y dolores abdominales intensos, esto sin mencionar el riesgo de desarrollar enfermedades como el cáncer y la diabetes, asegúrate de no darle comida echada a perder ni sobrantes. ¡Cuida a tu mascota!