¿Por qué resulta tan aburrido leer sobre economía y finanzas? ¿Por qué resulta tan poco probable sacar conclusiones sino eres “experto” en el tema? Y lo peor ¿por qué siendo algo que nos atañe y nos afecta a todos, terminamos evitando las conclusiones? Yo te voy a decir; es simple, entender de economía y sacarle provecho es como intentar abrir una caja fuerte por la fuerza o por medios explosivos, seguro lo lograrás con el tiempo, pero tardarás y tiempo. En escenarios de negocios es justo lo que no tenemos porque “Time is money”. El proceso para abrir dicha caja es relativamente sencillo: hay que tener la combinación, y es justo por esa razón, por la conjunción de números que tienes que combinar y lo que nos cuesta entender es que muchos nos desesperamos aun teniendo toda la intención de abrirla.

Durante 2017 seguro has oído mil cosas sobre este tema, seguro en redes o noticieros te has topado con cifras y no tengo duda que tienes presente que al mes de julio la inflación ha subido 6.44% y hasta ahí. Por eso hoy quiero compartir contigo un rápido análisis, pero sobre todo quiero regalarte algunos dígitos que te van a ayudar a construir tu propia combinación para tu propia caja fuerte.

Actualmente tenemos una inflación alta (si tomamos en cuenta que el objetivo es de 3%) quizá entre las veinte más altas del mundo y esto se debe a que como bien sabes los precios de gasolinas subieron de manera importante en enero. Desde ahí los precios generales han venido subiendo colateralmente, primero en los productos y servicios que se vieron afectados directamente por el alza de hidrocarburos y luego en aquellos que reciben el impacto colateral a los que le llamamos: efectos de segundo orden. Eso no es todo, a lo antes descrito hay que agregar que el fin de año pasado con la llegada de Trump la paridad peso-dólar se disparó fuertemente en favor del dólar y el efecto (lento) de ese escenario que llamamos “traslado de la depreciación cambiaria” se combinó en los 4 primeros meses del año haciendo una coyuntura inesperada y golpeando casi todo aquello que se vende y se compra. Ese fue todo el “show”, no significa que el país se esté muriendo sólo enfermó.

Lógicamente nadie sana de una enfermedad simplemente porque empiece a tomar medicina, la recuperación es lenta y depende de cada nación, la nuestra es una nación joven y su recuperación es lenta. Es importante por ello que tengas presente primero que nada que más allá de “enredos” y “tecnicismos” la inflación no es otra cosa que el reflejo de la escasez en el mercado ¿De que? De cualquier cosa, si la demanda de productos supera a los inventarios estos serán escasos y por ende caros, si se produce poco y las personas requieren comprar bienes entonces los precios también suben. Observa que en ambos sentidos la cantidad de dinero que circula es clave para detonar o corregir la inflación. En parte, somos los consumidores los que podemos solucionar este escenario; la clave es consumir inteligentemente por ejemplo al elegir una opción gastronómica; hoy día existen excelentes alternativas nacionales que pueden dejarte una experiencia de consumo inigualable y no necesariamente a un precio alto, migrar hacia alternativas de compra que presenten menores alzas es obligado toma en cuenta que una vez que la escasez de productos se ha solucionado los precios volverán a su nivel. Nada de esto es eterno, es totalmente temporal.

¿Cómo te lo demuestro? Afortunadamente desde abril de este año el incremento en los precios se ha visto frenado. De abril a la fecha la inflación apenas ha crecido 0.62% lo que da fe de mi dicho sobre que en realidad fue la primera parte del año la que por los efectos de un dólar caro y en consecuencia liberación de precios de gasolina importada rompieron nuestra tranquilidad. Para dejarlo simple sólo se trata de una fuerte “resaca” después de un fin de semana de fiesta. Ojo, aquí no importa cuánto “baro” tengas lo mismo subió el precio el kilo de tortillas que el Möet, lo mismo subió la guayaba que el kiwi. Es importante es tengas presente que las cifras son sólo una guía pues cada individuo tiene su propio índice inflacionario porque cada uno consume distinto a los demás por ende nadie está peleado con su propio dinero y debe actuar con estrategia ¿No crees?

Ahora que con certeza se observa que la inflación ha llegado a su punto más alto y empieza a frenar su locomoción es importante que no olvides que en todo escenario económico por complicado que se vea hay oportunidades financieras y de negocio. En los meses recientes ya no vemos un dólar caro sino todo lo contrario un dólar barato lo cual representa una excelente opción de inversión para coberturas de riesgo, un dólar barato también te permite consolidar tus inventarios si importas bienes y bajo escenario de inflación las tasas de interés son más altas lo que te motiva a invertir en instrumentos financieros a tasa real. Claro, no hay escenario perfecto y encontrarás fallas en el mercado, pero no olvides que el crecimiento de un país no depende sólo de las acciones de gobierno sino también de la voluntad, el análisis y la fuerza creativa de millones de empresarios -como los gastronómicos- que apuestan su capital, generan empleos y amplían la oferta de servicios para que tengamos una mayor calidad de vida. Está en cada uno de nosotros que respaldemos inteligentemente estos esfuerzos. ¿Cómo ves?

*El autor es socio director en SAVER Think Tank. Es analista económico, conferencista y “blogger” financiero. Twitter: @SAVERThinkLab