Viendo y viendo la hora del reloj, pensando en que pase rápido para estar en algún lugar, la desesperación de que sea mañana, un mes o hasta el año entrante. Al parecer pensamos más en el futuro que en el presente sin darnos cuenta de nuestro entorno, nunca te has preguntado si en verdad ¿disfrutas cada segundo que pasas?.

La vida pasa lento y a la vez rápido. Tantos momentos, anécdotas, historias, que queremos contar y en algún punto, pensar en escribirlas, compartirlas.

Cada viaje, cada cosa que compramos, pero ¿por qué? En algún punto llegan a representar en nuestras vidas algo importante como un regalo para tus amigos, tus papas, alguien especial o simplemente para ti, muchas veces compramos sin pensar las cosas.

Cuántas veces queremos salir de nuestra zona de confort, hacer alguna actividad extrema, aprender algún idioma, emprender un negocio, conocer alguna ciudad literal tomar el primer vuelo, probar un platillo nuevo, pero por miedo a lo desconocido o de no tener éxito lo dejamos para luego sin saber si podremos hacerlo en el futuro. Nunca sabemos lo que pasará al día siguiente y eso es lo increíble de la vida, que llega a asombrarnos cada día. Tenemos que mantener un equilibrio ya que el desorden nos llevará a la acción y el orden sólo a tener control en nuestra vida.

Podemos vivir muchas cosas al mismo tiempo. A veces no llegamos a disfrutar alguna fiesta de cumpleaños, un atardecer, un café, un libro, o una noche estrellada por simplemente estar distraídos, sin apreciar lo que tenemos al frente.

Tanto las amistades, como las relaciones debemos de cuidarlas, amarlas, entenderlas y poner un pedazo de nosotros en ellas, ya que son una parte importante en nuestra vida.

Las mejores ideas surgen cuando menos lo esperamos.

No dejemos pasar ni de hacer las grandes ideas que siempre dan vueltas y vueltas en nuestra mente, esperando a ser escogidas para salir y aplicarse en nuestra vida. La vida tiene un tiempo y este tiempo es lo más valioso con fecha de caducidad, no sabemos cuándo será, solo sabemos en que queremos aprovechar ese tiempo sin arrepentirnos.