En la actualidad, es de crucial importancia ser cautelosos en el cuidado personal, ya no por sumarnos a una tendencia healthy o sólo por querer adentrarnos a una dieta rigurosa, sino por ser conscientes ante el consumo correcto de alimentos y saber cuáles promueven un cambio positivo y generan un bienestar fisiológico.

En la cultura japonesa, es realmente un estilo de vida el estar saludable y por eso, muchos de los ingredientes que utilizan en su cocina, son 100% naturales. Un ejemplo de esto es el ginseng, una raíz ancestral que atribuye una gran cantidad de beneficios para el organismo, sin embargo, como cualquier producto de ingesta humana, también presenta una serie de contraindicaciones que dependerán del caso de cada persona y su estado físico. Este alimento es aromático y de sabor dulce, aunque conforme pasa el tiempo, se vuelve amargo.

LO POSITIVO

  • Estimula el sistema inmunológico
  • Tiene función antiinflamatoria
  • Aumenta la energía
  • Reduce los niveles de glucosa
  • Incrementa la concentración
  • Mejora el estado de ánimo
  • Disminuye síntomas de menopausia
  • Alentar el proceso de envejecimiento
  • Previene la formación de úlceras
  • Combate la disfunción eréctil
  • Tiene efectos positivos en el sistema cardiovascular

LO NEGATIVO

  • Se debe tener cuidado con ciertos medicamentos para diabéticos
  • Interfiere con antidepresivos
  • Peligro ante periodo de embarazo o lactancia
  • Se recomienda tomar únicamente en la mañana, sobre todo en personas que padecen insomnio

Existen diversas formas en las que se puede ingerir este ingrediente: infusión de té, rallado en algún platillo, gomas de mascar o en ampolletas. Además, es importante saber que la periodicidad y cantidad con la que debe utilizarse en la cocina, debe ser controlada y bajo estricta recomendación de algún especialista.

El ginseng se puede encontrar en sus distintas presentaciones en tiendas naturistas o algunos restaurantes japoneses y supermercados. Eso si, cuando lo pruebes, prepárate un sabor totalmente diferente, picante y amargo, pero saludable.