Para Alejandro Jodorowsky la finalidad de la poesía es encontrar la belleza del  silencio, en cierta forma es verdad, la poesía es un acto íntimo, transgresor, de confesión, el primer contacto poético surge como una necesidad de compartir algo un impulso de escribir, pero no es sencillo, ya que debemos encontrar la conexión entre lo que sentimos y cómo decirlo, asociar el sentimiento a la palabra. Gracias a ese impulso el escritor se sienta frente a una computadora o máquina de escribir y algo surge: “cuando tengo algo que escribir lo escribo donde puedo o en el peor de los casos lo repito en mi mente hasta que llegue a un lugar donde pueda escribirlo”

Diego Camacho Quintero es un joven que escribe poesía, frases que podemos entender fácilmente, imágenes claras que consiguen identificarnos, la primera vez que conocí a Diego buscaba información para cursar la carrera de Medicina, estaba como paramédico voluntario en la Cruz Roja de Querétaro, cursaba el último año de preparatoria y  me platicó sobre el proceso de su primer libro, “Mi forma de amarte” publicado en la serie PANGRAMA, nuevas voces  de PAR TRES editores, un libro pequeño 50 páginas incluyendo la presentación y agradecimientos.

Su fotografía aparece en la contraportada, mira a la cámara con una mueca de  risa y la seriedad que le da el traje sin corbata,  atrás un librero, la fotografía blanco y negro no explica que es un poeta, que escribió un libro, que carga con una libretita por si cae  la musa en un semáforo o mientras mira el techo en algún hospital y llega una idea,  las musas no siempre existen en las personas, a veces la mejor musa es un lugar, un sonido o nosotros mismos. Lo que quiero decir es que las “musas” existen para todos, siempre están ahí, aunque no siempre seamos capaces de verlas”.

Ahora es un estudiante con ojeras que carga  libros pesados escritos con cientos de  términos médicos, tecnicismos raros, que explican que sucede cuando una bacteria entra en el cuerpo. ¡Qué acto más poético o sanador un estudiante de medicina que escribe poesía, un paramédico que espera con la  adrenalina contenida y a la expectativa el sonido que la ambulancia emite para acudir a dar apoyo médico!. “La poesía y la medicina son más semejantes de lo que aparentan, porque aunque en distintas áreas, ambos entregan un pedazo (de si mismos) a cada persona que tocan”.

Estudia biología, pero se sana así mismo escribiendo:

Crecí sin ti.

sin tu consejo, sin tu abrazo,

sin tu orgullo, sin tu rechazo.

Crecí extrañando,

crecí en melancolía,

crecí recordando,

los años en que te tenía.

(Aniversario de tu ausencia)

“Haz que la poesía sea pura, porque es la carta del alma y que tus letras digan tan solo lo que haga falta” así de simple, para escribir uno tiene que tener algo que decir y hacerlo de la forma más honesta, cualquiera que sea la emoción, si lloras preparando la sopa, la gente llorará al comerla, “no temas a escribirle  al dolor,  a que tus letras lloren”

Todo acto creativo lleva una emoción, es como la alquimia, vamos a transformar  la energía. sufrió una pérdida en diciembre de 2010 y escribió tiempo después  “Aniversario de tu ausencia,” y se sana así mismo “Tal vez es de alguna forma, un intento por mantenerlo cerca mientras no está” Este poema se refiere a su padre, que murió siendo Diego un adolescente.

Tal vez es como el silencio

Como un reflejo en el agua.

Como azucenas floreciendo…

al terminar la helada.

(Muerte en diciembre).

¿Te consideras un poeta? “Claro que sí…! creo que todos hemos sido poetas en algún momento”, su poesía toca temas que para su edad son comunes y conecta con quien los lee;  “Amar es la esperanza en saber que estas roto y romperte un poco más” y comenta “No reprimo los sentimientos, no me asusta entregar todo de mi por alguien o algo que amo y cuando uno hace eso se expone a que en el momento en que las cosas no funcionen como uno quisiera, el dolor sea mayor, pero a pesar de eso creo que vale la pena dar todo, por algo o alguien en quien crees (…) la única forma de lo que he escrito es porque lo he vivido, porque lo comprendo y me ha marcado”

Su primer texto poético fue en forma de carta a los 14 años “no tuve el valor de entregarla, me gustaría hacerlo ahora pero hace años que no sé nada de ella”. Su tío abuelo, una tía y su mamá escribían,  el oficio o la sensibilidad viene de familia, pero él ¿cómo encontró ese camino de expresión? “La poesía es parte de mí, escribirla, leerla, sentirla…me es tan natural como comer o respirar, con respecto a la poesía, lo único que me sería realmente difícil es  dejarla”

En sus poemas está el amor, distintas formas de expresarlo y vivirlo: “Prometo apartarme sin irme, alejarme de ti, sin olvidar que existes” (Para amarte de algún modo).  “Solo cuerpos desnudos en la noche, vibrantes tapando con gusto dos vacíos semejantes” (cuerpos desnudos).  “Hablo del amor que he vivido, existen tantos tipos distintos de amor como personas en el mundo y sería imposible hablar de cada uno esperando comprenderlos. Pero si tuviera que hacerlo diría que el amor es el buscar la felicidad o el bienestar ajeno antes que el propio, y creo que eso podría hablar por todos los tipos de amor a alguien más”.

Y está él, en su próximo libro, listo para publicarse:

Soy la fuerza de mi padre,

el consejo de mi hermano,

soy el amor de mi madre,

Y el esfuerzo por no ser vano.

(…)

Soy las sonrisas que he dado,

las lágrimas que causé,

la gente que estuvo a mi lado,

Y los sueños que no realicé.

No soy lo que he obtenido,

no soy nada que se pueda ver,

soy la poesía que escribo

Mientras alguien la pueda leer.

(La memoria a nuestro adiós)

“Lo que yo busco a través de la poesía es dejar lo mejor de mí, para que algún día alguien más pueda tomarlo”.

Diego Camacho espera tener en sus manos su siguiente libro, mientras tanto entre el vaivén de las calles y carreteras de Querétaro, va escribiendo la siguiente anécdota, su siguiente poesía.