El 16 de agosto falleció el ícono femenino más grande de la música soul, alguien que más allá de dejarnos un legado musical único, no se fue sin mostrar sus dotes en la cocina: Aretha Franklin.

Su amor por el sartén era un talento que no dudó en compartir con el mundo, siempre bajo la idea de que la comida hecha en casa siempre tiene un mejor sabor. Todo platillo que la cantante degustara, para ser bueno, debía transportarte a la intimidad de tu hogar.

Fue en el mayor auge de las tendencias en alimentos saludable, que Fanklin, amante de la comida rápida, comenzó a notar los efectos de una mala alimentación en su salud, razón por la que buscar opciones sanas y libres de aditivos se convirtió en un estilo de vida para ella.

De cantante a cocinera, Aretha fue invitada a programas de televisión para preparar sus mejores recetas, entre ellas, el pudín de plátano, camarones a la mantequilla y sus favoritas, las costillas asadas. Una de las más conocidas de sus preparaciones fue la tarta de durazno con canela, nuez moscada y vainilla.

Pero su cultura culinaria no terminaba ahí, el jamón con piña era su especialidad,  a tal grado que la elaboró en vivo, la receta lleva cerezas, piña, azúcar mascabado y mostaza, llegó a compartir también su receta de pollo a la italiana con salsa de tomate y romero.

De esa manera, la intérprete de “Respect” planeó el lanzamiento de su propia línea de alimentos. En la biografía que escribió su colega Mark Bego se leen las palabras de la cantante:

“Me gusta hacer un poco de switchin en la cocina. Es relajante y creativo. Tengo mis propias especialidades como el pudín de plátano, pastel de melocotón, helados caseros, costillas asadas, quiche y pastel de carne. Y hemos ido cultivando nuestras propias verduras frescas en el jardín. He estado aprendiendo el arte de la cocina francesa y ya he preparado algunos platos de cocina indonesia, así que no lo estoy haciendo mal. Hago de todo: New Orleans Gumbo, verduras, las costillas y una estupenda salsa barbacoa para acompañarlas”.

En cuanto a su salud, y los problemas de obesidad por los que era criticada, argumentaba que:

“No podía soportar la idea de negarme a mí misma durante toda mi vida toda la buena comida que me gusta comer, sólo para mantener una figura delgada, como la de un pájaro. Me encanta comer pollo frito, verduras, “soul food”. Y me gusta el banana split con un montón de helado. Parece que todo lo que me gusta engorda. Yo no quiero volver a estar tan delgada como llegué a estar hace unos años”

Así, la ganadora de 17 Grammys y la primer mujer negra en aparecen en la portada de la revista Time, demuestra que su amor por la música y la cocina eran sus más grandes pasiones.