La Muralla Occidental o Muro de los Lamentos es uno de los más grandes y principales puntos turísticos de Jerusalén, Israel, tierra de judíos que llegaban a este templo a llorar sus pérdidas.

El Templo de Jerusalén se encuentra en la Explanada de las Mezquitas y fue el primer templo judío que se construyó, de hecho, se utilizaron piedras (ashlars) talladas del Segundo Templo construido por Herodes y Salomón como cimientos de esta muralla. Al no utilizar algún material para pegarlas, esos orificios es donde se comenzaron a colocar plegarias y oraciones escritas en papel por judíos ortodoxos que recitan aquí el libro de los Salmos. Lo que muchos no saben es que el Muro de los Lamentos es que es la única parte que quedó del templo que fue derribado;

En 1968, gracias a algunas excavaciones se descubrieron antiguas estructuras del santuario, entre ellos baños, túneles y plazas, que conectaban con el actual muro, el cual realmente era una calle de abundantes negocios y mercaderes. Se han encontrado también piedras de una de las torres de la construcción, donde un sacerdote solía tocar el shofar para anunciar el comienzo del sabbath (sábado, día sagrado.)

A pesar de la religión, llegan visitantes de todo el mundo y con creencias diferentes. Lo que si es un requisito, es respetar la tradición judía, en la que hay secciones para hombres, quienes deben llevar su sombrero, y para mujeres, que deben cubrir su cabeza con los hiyab, hace poco se abrió una zona mixta para que hombres como mujeres puedan rezar en el mismo lugar. En el centro de la plaza se encuentra un pequeña sinagoga (centro de oración).

Por su importancia histórica, el Muro de los Lamentos es hoy en día un patrimonio que se preserva. Desafortunadamente la oposición a esta religión y monumento ha generado algunos desastres. Algunos de ellos son las amenazas de ISIS ante la destrucción de patrimonios ajenos y el desgaste que en julio de este año tuvo percances al derribarse pedazos de muro y herir a visitantes.

Visitar el Muro de los Lamentos es una manera de acercarse a la verdadera cultura judía y a la Vieja Jerusalén, ¿ya lo conoces?