La cultura nos ha vendido la idea de que muchos productos son originarios de nuestro país y, por eso, les tenemos más cariño que a otros. Sin embargo, hemos vivido engañados sobre el lugar en el que nacieron muchas de estas cosas. En esta lista te vamos a contar el verdadero origen de muchos elementos que juraste que eran mexicanos.

  • “Y en la cruda mi miche, pa’ luego un ceviche”

Y sí, el ceviche es un platillo que todos lo preparamos a nuestro gusto, y aunque le pongamos chile piquín, salsa Valentina o cualquier otro producto que lo mexicaniza, no es originario de nuestro país. De hecho, este plato es típico de Perú, donde es reconocido como Patrimonio Cultural de la Nación.

  • “Dale dale dale, no pierdas el chino…

Un ícono de las fiestas mexicanas; no importa si es posada, fiesta de cumpleaños o celebración de Independencia, una piñata hecha de barro o periódico es el toque folklórico representativo de nuesto país, y probablemente no te imaginas de dónde viene. Las piñatas realmente fueron inventadas en el Oriente, de donde fueron adoptadas por diferentes culturas, primero la italiana, luego la española, hasta finalmente llegar con ellos a México.

  • ¿Un chocolatito caliente y un churro pal’ frío?
  • Los mexicanos disfrutamos de nuestro churro con un chocolate caliente, ya sea relleno de chocolate, cajeta u otro sabor. Pero ¿por qué tanto amor a los churros si son chinos? Originalmente es un platillo llamado youtiao, es salado y se come con salsa picante, sin embargo, los portugueses los transformaron a su versión dulce, y nuevamente, fueron los españoles quienes los trajeron a México, nombrándolos como los conocemos hasta hoy: “churros”.

 

 

  • ¡Bingo! ¡Lotería!

Todos conocemos el bingo, ya sea por películas, por jugarlo o porque es el juego favorito de la abuela, pero el caso es ¿qué tanto sabemos de este? Alguien cantando números hasta que llenes la tabla y ¡BINGO! Pero, ¿has notado el parecido que tiene el bingo con la lotería? Esto se debe a que la lotería es una adaptación del bingo italiano. Los mexicanos, como somos tan creativos, tomamos la idea y le agregamos las ilustraciones de los personajes y los cantos que representan nuestra cultura. ¡Con eso sí que nos sacamos la lotería!

  • Tus taquitos de pastor

Disculpa si te rompimos el corazón, no queríamos desilusionarte, pero es verdad. Los tacos al pastor, que a todos nos encantan, ¡no son originalmente mexicanos! Esta majestuosidad garnachera y gastronómica, se la debemos a los libaneses, que antiguamente llegaron a México y, poco a poco, esparcieron por nuestro país sus famosos kebabs, a lo largo de esta trayectoria, se fueron modificando hasta ser lo que para todo mexicano representan hoy: lo mejor que nos pudo haber pasado después de la fiesta.

Ahora sabes el origen de estos producto, sin embargo, no podemos negar que los hemos hecho nuestros a lo largo de la historia y el día de hoy son parte importante de nuestras tradiciones.