¿Por qué no romper la rutina e irnos a disfrutar de las cosas que queremos hacer? Hay que comer cuando queramos comer, brincar cuando queramos brincar; esto es lo que una señora de 84 años nos demuestra, que hay que hacer lo que queramos mientras estamos vivos y, si nuestro deseo más grande es viajar, viajemos. 

La viajera Cándida García Santos, originaria de Valladolid, España,  es un claro ejemplo a seguir; conocida como Kandy, la abuela mochilera, esta señora no tuvo miedo de cumplir su sueño: darle la vuelta al mundo. Su gran travesía comenzó al momento de jubilarse, cuando tenía 66 años y visitó Argentina, Chile y Perú, para después continuar por Centro y Norteamérica donde visitó ciudades como Nueva York, Los Ángeles, San Francisco y Nueva Orleans. Posteriormente, se dirigió a Nueva Zelanda y a Australia, para después brincar el charco y subir al continente asiático donde recorrió Hong Kong, Vietnam, Camboya, Tailandia, India y Nepal.

Y, aunque parezca imposible, todo este viaje lo hizo en 9 meses, en los que conoció, disfrutó y se renovó completamente. A partir de esta primera travesía, no pudo parar y sólo regresó a su casa para recargar pilas y volver a viajar; actualmente, es una de las trotamundos más reconocidas a nivel mundial y ha estado más de una vez en Tailandia, India, México, Guatemala, entre muchos otros países.

De las cosas más interesantes de esta especial señora, es que decidió hacer sus viajes sola, sin necesidad de aprobación ni ayuda, recolectando un sinfín de anécdotas, emociones y recuerdos que después se encargó de compartir, convirtiéndose en guía de turismo y escribiendo un libro titulado Abuelita Mochilera, en el que nos cuenta lo esencial que es vivir el hoy para no arrepentirnos mañana.