En sopas, salsas, guisos y hasta bebidas, el chile ha sido importante en la gastronomía mexicana desde épocas milenarias. Es parte de la cultura, tradición y siempre está presente en nuestros antojos. Desde que nacemos es parte de nuestra dieta y podemos encontrarlo en casi cualquier platillo, o bien, agregarlo porque “sino no sabe”.

Para los mexicanos es importante que el chile esté presente en la vida diaria, es un ingrediente que acompaña cualquier comida y a cualquier hora, es un estimulante para el apetito que provoca adicción.

Pero ¿por qué nos gusta tanto? Nuestro gusto por el chile se debe a su sustancia activa llamada capsaicina, la cual que hace que nuestras neuronas sensoriales respondan al dolor y nos aferramos a que no podamos vivir sin él. Estamos acostumbrados a ponerle chile a todo, pero la realidad es que no le da sabor a la comida, es solo un complemento que nos hace pensar que le da el sabor. Nuestro cerebro se acostumbra al producir cierto placer y por eso lo repetimos, pero ojo, no por nada dicen que mexicano sin gastritis no es mexicano. Consumirlo en exceso, puede llegar a irritar el estómago,, provocar ardor, dolor y enfermedades gastrointestinales.

La primera vez que lo probamos sentimos como si tuviéramos fuegos artificiales en nuestra boca y hacemos lo posible para que se quite lo más rápido, queremos correr, ponernos sal en la lengua, o cátsup como la película de Scooby Doo.

Eso si, el chile es un imprescindible para las fechas patrias de modo que se hacen concursos para comer la mayor cantidad de chiles en segundos, imagínate la adrenalina al sentir como se mueren por dentro, viendo como se ponen rojos como si fueran a explotar y al final se mueren de dolor estomacal pero ahí estamos concursando para ver quién gana, echando porras y sin pensar en su picante. Todo por el amor al chile.

El chile para los extranjeros es algo de temer y es nuestra culpa. Cuando visitan México, lo primero que queremos es que prueben el chile y ellos sin conocer el sabor ni lo que provoca, aceptan. Pero sin duda es un ingrediente tradicional de la cocina mexicana que todos deben probar alguna vez en su vida.

Cuéntanos, ¿cuál es tu platillo favorito con chile?