Si, aunque suene descabellado, hay estudios que han comprobado que la bisexualidad y la homosexualidad son algo común en los animales y de hecho, algo muy natural.

Leones, pingüinos, ranas, monos, elefantes, caballos de mar, guacamayas y más se unen a las especies que se relacionan con su mismo sexo. Por ello, muchos científicos han desmentido que la homosexualidad en humanos sea una enfermedad o trastorno mental.

Uno de los primeros en estudiarlo fue el zoólogo Konrad Lorenz, quien en 1995 estudió el comportamiento de 1,500 especies, de las cuales 450 experimentaban relaciones sexuales y uniones afectivas entre mismos géneros, incluyendo parásitos intestinales e insectos. Un caso particular fue el de los gansos, animales monógamos que pasan su vida con solo una pareja hasta morir, que al igual que los delfines, la unión de dos machos es símbolo de autoridad frente al resto. Y no solo homosexuales,

Aunque existen cientos de estudios, es un hecho que ningún animal es completamente homosexual a diferencia del humano, ya que, muchas especies, además de presentar conductas homosexuales, resultan ser bisexuales, esto ocurre aún más cuando las hembras están en celo.

Generalmente los actos sexuales en animales ocurren para mejorar las relaciones sociales o simple reproducción más no por placer. Mientras hay tantas especies gay, existen otras que no son capaces de distinguir el sexo de su pareja como arañas y moscas. ¿Te imaginabas que existía la homosexualidad en animales?