Alguna vez te has preguntado, ¿qué pasa con los granos de café después de haberlo bebido? Tomando riendas sobre el cuidado del medio ambiente, KaffeeForm reutiliza los granos de café para fabricar tazas ecológicas.

 

Esta compañía alemana, desde 2015, se ha dedicado a recolectar – de las cafeterías – los desechos del café para combinarlo con partículas de madera y pegamentos naturales que den forma a tazas, platillos y vasos para degustar tu café de una manera innovadora. Además, el uso de estos materiales los hace casi irrompibles, reusables, duraderos, biodegradables y aptos para lavavajillas.

 

Sus diferentes estilos para expresso, capuccino, latte y take away, han sido diseñados por Julian Lechner, quien en su época de estudiante en Italia pasaba noches en vela que se acompañaban de varias tazas de café y no dejó de lado la oportunidad de crear algo completamente nuevo que promoviera el consumo de productos sustentables.

 

Con ese color y aroma tan fascinante, beber café en estas tazas se ha convertido en toda una tendencia en Berlín, una que de acuerdo a la compañía, seguirá en boga con los nuevos productos que lanzarán al mercado.

 

Vivir el café en todo su esplendor también puede hacerse de manera responsable y dejando de lado los envases contaminantes. Actualmente, se calcula que existen más de 8000 millones de toneladas de plástico que invaden zonas naturales y se cree que para 2050 habrá más de 12,000 millones de toneladas.

 

¡Sigamos apoyando startups e iniciativas como KaffeeForm que buscan combatir este problema!