Si eres amante de la adrenalina y de las emociones fuertes, el parque temático de Wansheng es el lugar perfecto para ti, ideado para que conozcas el vértigo en toda su extensión.

Entre maravillas y extremos, China lo ha hecho una vez más. Ha construido un parque temático para ser visitado por los turistas más valientes, pues está erigida en un acantilado natural. Lo interesante, es que el camino en el que se recorre para admirar y tomar fotografías de los hermosos y naturales paisajes son puentes de cristal. 

La experiencia de los visitantes es casi indescriptible; las manos sudan, las piernas tiemblan, el estómago se revuelve y la vista maravilla a los ojos con sus panorámicas dimensiones a una altura de 300 metros desde un vertiginoso precipicio rodeado de acantilados de piedra y una frondosa vegetación típica del continente asiático.

Durante el recorrido en puentes y pasadizos, algunos turistas ríen y otros lloran, mas esto no ha impedido que las filas se llenen de aficionados de las alturas -recién inaugurado fue temporalmente cerrado por su gran éxito-, nadie dijo que la diversión y el miedo no puedan mezclarse.

El parque fue diseñado por el arquitecto israelí de construcción ecológica Haim Dotan en 2016 en la provincia de Hunan, en las montañas Zhang-Chíachie. Y es que si en algo destaca este lugar es por su naturaleza, misma que inspiró al director David Cameron para diseñar las montañas flotantes del mundo fantástico de Pandora, en Avatar.

Sus diseñadores aseguraron con gran dedicación la estabilidad y la fuerza de cada detalle de su estructura, como los paneles de cristal que son prácticamente irrompibles, pues sus estándares de seguridad y calidad son muy altos.

Por si esto no fuera suficiente, otras de las atracciones del parque temático Wansheng es un impresionante columpio, el más grande del país, pues éste columpia al valiente que se atreva a mecerse a cientos de metros. Además, hay una enorme pasarela de cristal en la que es posible acampar para pasar la noche entre el cielo y el precipicio.

Esta maravilla arquitectónica fue reconocida en por los Record Guiness como la más grande de su tipo, lo que lo hace uno de los parques temáticos más sorprendentes del mundo.

Si viajas a China, anímate a superar tus miedos y pasa un divertido momento en este desafiante parque temático, cuya entrada cuesta 180 yuanes, se encuentra abierto de mayo a octubre y de noviembre a abril.

Y tú, ¿te atreverías a vivirlo? Conoce el mundo tanto en la tierra como en el cielo.

Fotografías de SublimeChina